La recaudación solidaria de la Cursa de la Dona Vicky Foods se destinará a un proyecto de investigación en esclerosis múltiple

La organización de la carrera dedica una parte de la inscripción de las participantes al estudio que realiza la Unidad de Neuroinmunología y Esclerosis Múltiple del Hospital La Fe de Valencia para detectar biomarcadores que permitan diagnosticar mejor esta enfermedad. Continúan los entrenamientos gratuitos: este sábado será en Oliva y el domingo, en Gandia. La carrera se celebrará en Gandia el próximo domingo, 29 de marzo.
El doctor Bonaventura Casanova (a la derecha) con su equipo, en el hospital La Fe de Valencia.

 

La Cursa de la Dona Vicky Foods destinará la recaudación solidaria de este año a un proyecto sobre esclerosis múltiple que persigue mejorar el diagnóstico y la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad. El estudio en cuestión lo desarrolla la Unidad de Neuroinmunología-CSUR del Hospital Universitario La Fe de Valencia, a cuyo frente está el neurólogo valenciano Bonaventura Casanova. La carrera, organizada por el Club d’Atletisme Safor Teika, se celebrará en Gandia el próximo domingo, 29 de marzo.

 

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune que afecta al sistema nervioso central, por causas que todavía se desconocen. Actualmente es el motivo más frecuente de discapacidad no causada por traumatismo entre adultos jóvenes. En España existen unas 47.000 personas afectadas (unas 5.500 en la Comnunitat Valenciana), cifras que lo sitúan como un país de prevalencia moderada-alta. La edad media de presentación de la enfermedad se sitúa entre los 20 a los 40 años, y tiene rostro femenino, ya que afecta más mujeres, con un 70% de los casos sobre el total. Los síntomas más frecuentes son merma de visión, pérdida de fuerza en las extremidades o incontinencia urinaria. No conlleva riesgo vital y responde al tratamiento, de manera que sólo en contadas excepciones requiere el uso de una silla de ruedas.

 

La forma de esclerosis múltiple más frecuente es la remitente-recurrente, que se caracteriza por brotes puntuales de la enfermedad, de los que el paciente se puede recuperar total o parcialmente. La forma progresiva, en la que el empeoramiento es continuo y gradual sin brotes (primaria progresiva) o con un inicio a brotes y una posterior progresión (secundaria progresiva), se presenta por igual en ambos sexos.

 

Aunque no incide en la esperanza de vida de las personas que la padecen, los síntomas que experimentan tanto físicos como cognitivos impactan sobre la vida personal, familiar, social y económica. En general, la calidad de vida de las personas se ve perjudicada, ya que estos síntomas no solo tienen un impacto físico sino también emocional. El diagnóstico precoz y los nuevos tratamientos han mejorado en gran medida esta situación.

 

Por desgracia, no existe una prueba médica específica para detectar la enfermedad, por lo que el diagnóstico es complejo y requiere mucho tiempo. Por ello es importante identificar marcadores, es decir, encontrar sustancias en la sangre u otros líquidos que informen sobre qué está ocurriendo en el sistema nervioso central o cómo va a evolucionar la enfermedad.

 

Estas sustancias se denominan biomarcadores y están presentes en líquidos biológicos como la sangre o el líquido cefalorraquídeo que baña al cerebro. Desde el hospital La Fe se ha puesto en marcha un proyecto para determinar en sangre periférica una proteína denominada cadena ligera del neurofilamento (NfL) como biomarcador que señale la destrucción de las fibras nerviosas (axones) de las neuronas del cerebro.

 

“Disponer de estos biomarcadores nos permitirá atacar a la enfermedad de forma más temprana para prevenir la discapacidad a largo plazo, aumentar la eficacia de la terapia y disminuir los efectos secundarios derivados del tratamiento. En definitiva, esto mejorará en gran medida la calidad de vida de los pacientes”, señala el doctor Casanova. “Además, el estudio permitirá poner al alcance de todos los pacientes con esclerosis múltiple de la Comunitat Valenciana las mejores herramientas de diagnóstico y pronóstico en la sangre y el líquido cefalorraquídeo que existen en la actualidad, con independencia del hospital donde sean estudiados, lo que supone un paso en cuanto a calidad y equidad”, añade el neurólogo.

 

La investigación también puede ayudar a las pacientes con esclerosis múltiple que quieren ser madres. Aunque no existen limitaciones para ello, es importante que las mujeres diagnosticadas planifiquen la maternidad debido a las repercusiones del tratamiento.

 

Inscripciones abiertas 

La Cursa discurrirá por un circuito urbano, de 5,9 km, entre Benirredrà (km 1) y Gandia. Las inscripciones siguen abiertas a un precio de 6 euros por corredora (5 euros, más 1 euro solidario) hasta el 17 de marzo; y del 18 al 25 de marzo subirá a 10 euros (8 euros, más 2 euros solidarios). Las interesadas pueden apuntarse de dos maneras; de forma telemática en la página web oficial de la carrera (www.cursadeladonagandia.com) y también en puntos físicos, establecimientos situados en Gandia, Oliva, Tavernes de la Valldigna, Sueca, Dénia, Ondara, Xàtiva y Ontinyent.